Instalación de temas para nuestro sitio web

3 minuto(s) de lectura

A estas alturas de la vida, con un sitio web funcional recientemente generado y algún artículo de prueba publicado en él, seguramente haya llamado nuestra atención su escueta estética. En los siguientes párrafos exploraremos cómo aplicar modificaciones de estilo a nuestra página web mediante la instalación de temas.

El apartado de la documentación oficial al respecto es un tanto oscuro para un principiante, puesto que lidia con detalles demasiado técnicos que, por el momento, podemos obviar. Una posible estrategia alternativa consistiría en que, directamente, utilizásemos el buscador de Google para encontrar algún tema para Jekyll, terminando nuestros huesos seguramente en un portal como Jekyll Themes.

No obstante, actuar de tal modo conlleva aparejado un serio inconveniente: la instalación y configuración del tema seleccionado en cuestión. A medida que estos ofrecen un número de posibilidades mayor para nuestro sitio web o atractivas características visuales, la edición de sus atributos básicos y sus plantillas asociadas exigirá cierto nivel por nuestra parte de HTML, CSS, JavaScript, Sass o Liquid, por nombrar algunas de las tecnologías presentes que incorporan habitualmente los temas cuyo aspecto es más profesional.

Así pues, personalmente, recomendaría escoger uno sencillo, que modifique pequeños aspectos estéticos de nuestro sitio web, pero sin darnos la sensación de que la página se va a convertir en una entidad totalmente distinta a la que actualmente tenemos entre manos. Con el tiempo, a medida que nos vayamos haciendo al uso y comportamiento de Jekyll, saltar de un tema a otro, según cómo dicten nuestras necesidades, nos resultará cada vez más fácil.

En mi caso, en un primer momento, seleccioné para Infinitos Contrastes el tema denominado Hooligan (y que podemos encontrar en este repositorio de GitHub), que mejoraba ligeramente la estética del sitio y su instalación, a priori, parecía bastante simple. Únicamente tenemos que iniciar la terminal del sistema, navegar hasta el directorio donde se encuentre nuestro sitio web y teclear:

rake theme:install git="https://github.com/dhulihan/hooligan.git"

Si ahora nos detenemos a revisarlo localmente, apreciaremos que el nuevo aspecto está disponible sin tener que llevar a cabo mayor acción adicional.

Como no podía ser de otra manera, no estamos ante una decisión irreversible. Podremos instalar tantos temas como deseemos y para activar uno u otro, utilizaremos el comando rake theme:switch de la siguiente manera:

rake theme:switch name="NOMBRE"

Donde tendremos que sustituir NOMBRE por el correspondiente nombre del tema que deseemos activar en nuestra página web. En general, todo el proceso es bastante sencillo, ¿verdad?

Si nos arriesgamos a probar alguno de los disponibles en el portal Jekyll Themes, generalmente terminaremos descargando un archivo comprimido cuya instalación debemos llevar a cabo manualmente. No obstante, el proceso apenas es complicado. En primer lugar, copiaremos el mencionado archivo comprimido en la carpeta _theme_packages\ y, a continuación, en la terminal teclearemos:

rake theme:install name="NOMBRE"

Al igual que antes, donde figura NOMBRE escribiremos el nombre asociado al tema que acabamos de copiar en el directorio mencionado.

Una vez nos hayamos decantado por un tema en particular, seguramente la siguiente tarea que deseemos emprender sea personalizarlo ligeramente (o totalmente, dependiendo del caso). Dichos cambios conviene que los realicemos en los ficheros incluidos en la carpeta asociada al tema, que figura en el directorio _includes\themes\, en lugar de directamente sobre los archivos disponibles en _layouts\. La cuestión natural que se plantea ahora mismo es: ¿por qué debemos actuar así? Al cambiar de tema utilizando rake theme:switch sobrescribiremos los ficheros existentes en el directorio _layouts\, perdiendo así cualquier cambio que allí hubiésemos llevado a cabo.

En la siguiente entrada, correspondiente a esta serie de artículos, seguramente exploremos cómo configurar algunos aspectos básicos del sitio web, como puedan ser su título, el autor, enlaces a redes sociales y demás detalles que el propio código del tema que acabamos de instalar nos permita.

Nota: esta entrada se ha almacenado dentro del proyecto MetaBlog, quedando así disponible para su consulta también a través del siguiente enlace.

Comentar