Migrando a Hugo

Migrando a Hugo

La llegada del verano viene acompañada, al menos en mi caso, por un período de experimentación, en el que suelo abordar nuevos intereses o explorar alguna tecnología que haya captado mi atención en los últimos meses.

Como desvela el título de esta entrada, Hugo ha sido la primera candidata escogida. Ahora bien, ¿qué es Hugo? Es una tecnología que permite fácilmente generar páginas web estáticas y de la que podemos encontrar abundante información en su sitio oficial.

Hasta hace apenas unos días usaba Jekyll para elaborar Infinitos Contrastes, hecho que conduce lógica e irremediablemente a la siguiente cuestión: ¿por qué migrar a Hugo? ¿Acaso se debe a su impresionante velocidad a la hora de generar sitios webs?

Aunque atribuirle dicha causa al cambio estimo que me haría parecer más entendido de lo que verdaderamente soy, mentiría si afirmase que esa ha sido la auténtica razón. Dicho esto, confieso que tampoco me hacía excesiva ilusión el tiempo que le llevaba al combo Jekyll + Minimal Mistakes reflejar las modificaciones que iba realizando en el sitio web y que, generalmente, superaba con generosidad el minuto.

Ahora mismo, con Hugo, Infinitos Contrastes se genera completamente en menos de 400 milisegundos. Además, cada modificación que llevo a cabo en esta entrada requiere unos 75 milisegundos de espera para poder visualizar en el servidor local el resultado. Cuanto menos, se agradece el cambio en este sentido.

Así pues, si la velocidad no ha sido un factor determinante a la hora de explicar el cambio de tecnología, ¿por qué migrar a Hugo? Históricamente, Ruby y sus gemas (entre las que se encuentra Jekyll) me han dado bastantes más quebraderos de cabeza de los recomendables por utilizar Windows. El soporte oficial para este sistema operativo es más bien escaso y cualquier problema se convertía en una pequeña odisea en ocasiones ciertamente desquiciante.

Me apetecía simplemente un cambio, con la esperanza de pasar página y olvidar esas batallas pasadas. Hugo es la alternativa a Jekyll más popular y las primeras impresiones que me he llevado son muy buenas. No dudo que en un futuro próximo tenga que librar alguna que otra encarnizada pelea, pero espero que el hecho de estar aprendiendo una nueva tecnología compense con creces las penurias que este proceso tiene aparejadas.

P. S. (acerca de la imagen de cabecera): la fotografía de Mantas Hesthaven, disponible en Unsplash, ilustra perfectamente, en mi opinión, el espíritu de transición de esta entrada.


comments powered by Disqus